El Prorrectorado de Gestión presenta algunos contenidos, con miras de implementar acciones de gestión integral, con base en la articulación y comunicación creciente en un ambiente virtual.

1. Sobre la importancia de la comunicación – El lazo social está en la nube:
Para desarrollar articulaciones en tiempos de Covid-19, necesitamos implementar nuevas formas de comunicarnos: el lazo social, hoy más que nunca, está en la nube.
Se hace imprescindible hacer uso de las herramientas que ganan espacio en la nueva lógica de trabajo remoto: creando grupos de chats por equipo; usando plataformas que posibilitan reuniones grupales on-line; interiorizando sistemas que permiten organizar los objetivos del equipo, definiendo tareas, roles y plazos para las nuevas condiciones.

2. Sobre la definición de objetivos: entre la conservación y el cambio:
La comunicación y la articulación se expresan, en las circunstancias actuales, como elementos clave para una gestión integral eficiente. La interacción de los distintos niveles funcionales es clave para que la rueda siga girando.
La situación nos invita a pensar nuevos modos de hacer, nos invita a reflexionar sobre qué hacíamos y tenemos que seguir haciendo, qué hacíamos y tenemos que hacer diferente e, incluso, qué podemos hacer de nuevo.
Establecer objetivos acordes al contexto peculiar que vivimos es central para evitar rigideces. Explicitar cuáles son los objetivos en la organización del trabajo inmediata es condición para un caminar convergente y con expectativas claras.

3. Canales de interacción: herramientas de conectividad y entrenamiento:
A nivel institucional se ha promovido la flexibilización de la presencia en los espacios comunes de trabajo, resolviendo habilitar, en la medida de lo posible, el trabajo remoto. Para esto, nuevos canales de comunicación y formas de producción deben ser identificadas por los equipos. Mantener la comunicación por los correos institucionales es paso inicial para continuar con el desarrollo de las tareas. Instaurar la comunicación por grupos virtuales de interacción y continuar con el desarrollo de reuniones mediante plataformas de videoconferencias es fundamental para mantener la organización. La comunicación por redes (grupos privados, blogs, sitios web oficiales) que posibiliten contar con informaciones actualizadas, podrá facilitar la convergencia de las acciones..

4. Conexión y desconexión: trabajo remoto y cuidados:
La nueva modalidad de trabajo que se instaura en la emergencia sanitaria nos desafía respecto a los modos en los cuales estamos desarrollando nuestras funciones laborales. Presenta la necesidad de conjugar de modo nuevo, en términos poco practicados aún, nuestra vida laboral con nuestra vida privada. Muchas veces, las reuniones se hacen desde el living de casa, con personas a quien cuidar alrededor, con comida por hacer. Se hace visible de otro modo que lo público y lo privado también se funden en el ambiente doméstico.
Se vuelve necesario entonces, más que nunca, actuar con base en la confianza, promoviendo una gestión soberana de los tiempos, bajo el acuerdo de coordinar para seguir cumpliendo nuestras funciones y responsabilidades.

Ver documento completo